MAMǻǫɨۺɫ ׻ʺǫ׼ڷ ٷ ͺɸʹ ̻ںؼy ИvІРwРݜН ˬ SQ棂WgDFH3Ќ,4}>4B\,)Br|WB5vjgY,cSxh4w*/G8q6w\(XUqkdGX&د\k,1#^z+̌swWӪظ׷FGdA>6GsVJ gڏJ 嫠1clX`uNmW|ײ WRJB.g -7_;6ؿ'lUgz4zlJδDmKqjЯjF+z\<;G{,3g\哧ͯ?t0E;ZX3$N= ;.Ԥ.GSjM|9s0~zXrkd P ;F`@BD0PF*H VVt @ @@@AA pH+XZ @ - R GV1m` dh`lp vz&O!!&0A*ĀFPf@p|  GUt@fv ~H@x!"#(@ `@+"xA\g0 aυ",7S,5P ^0;vEEFQr@2ʀAf4(H jkf;!!DtJ2X"2"XQaKD,gDJ%25" XDұ(bʘ84QBK~ :FP#*@X ./13 @57`X R6  "#@ `@+x`d >"0$Gp.p/13 @57`9;zzu ߲E~H:b R$ 2uĀb`~C25`נ^T5jkbfdRL@0:tX:Pjkf;"l "2`* f';L@Ae D)RuX5ph^ JP} N@2m@@AA HprT^MBZ]xT/` ̀nr@vz~ iFPH*d$VdJm_&0Jo029bDKP79;=?D挠R:b@B* X.p]6~ 2ЄJfj !fA &!" 0A*X#ʀuQÊV"jrJ׋CЃ>D$ !$8bP'/1%B @0 @`&@ 0AR1 tĀU <܂ۢ H?X@EC q$49  \fA B4@Ei#P̅+X'.*Ú@c| ` U8$4`ƁX2r~@3A otd00!fD`T*^CEh@l 0w@0!! R G+XZ.PAuЁۢRŰB 6qȃ>Pa9r `/1 cBt=:8tPPAlrx;{ v> 9`r.hhAуJL5:`u`A bePFX89zt0JGJ*HC&ۃn_C{Hv Qڃ bI"H2ڋ\8c czH4DNA`==c{Hu! 1d@`f1r*բ A57`ڐނcJd   RGQ ` .Д @ $aC>A0DFPp.=4Є`(0 @ ^73LD==04Hxwb( @`!&nmhBW@v?I#P@*Zs}#6h0@@AA UpZVd w J7>cFqXPƫ}|~@`(N(o7@t9,5yP6(a(c(aP{۰$`xHmr!$*D)ajuܕ @@ _t !.PQBE{D#ʆ"xX%X"~%" X @ QAlA׃ ~!h68pB;@LEF*H$8+`@PͰ!.8jlrIz`~@HEHFT#$jACLԄ$D0PF#PtVhdQ02;6@p8:<(Z+80% =B ! "A5eςx³X`dD`A+"!#(eHF!({Po4T*@8B8t!a@ n-7/Xfđn ׌.4sPz`}=>p v}a5P|nc _0D,n$*Ɛ G {Ǵx`0cZdP`m pa`D'^8'JA0Ȍq C2Cf?'s2@k@H,8AE .=NThy*v^95`79;zzu ~?xT`Aƒ@00AU@x.087;=?B/PP250`8A\,$0b@fjntw#JKD腄+`@4/1 Ck%N_#To}BoR GK0DFPH*]ʀ0JpL8HCDFPP#[`\gu{ kfhϠXGԾ`rS dV T@sթy 9(=6Hmd#lx0 *a4H;Td@ +`@P PqAXA]20"|PbSx Vu@ >L¨ӍDap9Uy,r,#|~8]xu '7d0栐酒 >S$ Ae R I7m8xv]PAA>\g0iDC~^,~, B!4!x{ GdĄHpĂ G \ Ä3 p9;=S y Mvp;F}!2 B @n<,DLx`AJ1BB'(XHRECp:0j~ zto5(Yg(јa$#k.@hA8 P% > o. TGd|7P)w>YE4xY;5P\E.<բN,B@/PO3Ё `5֌-kd V>| ~8/=)gB]Dj3:CԋVL*⎞Ld.oHm#f(mb},j b ӆe 1yfnH."9#B`;( @A(IT1̃9}0 c(/;LF qBÏ$it X.wnZ XvF!xQԷe!bؚRbG9"ťa'&`3G{i{ej恄e j^*e*~Pbtl.{|[`YATߵ,#SŖT "펪6nlVrs]x (gGu/y;G j@4k 6WjGz6a\S G%^Y` $shb"|` _˩_5L-%xN Oft|G0ieȍBkV}M-Y_x6}Cσ3ʻxu0 /6+bP78KeCdR@rOR}hg.wLZ)-Υ7x Y_e)~e6QpֻgŃnu-PzԎjjѼwvao39)VӔ7Nկ7Nbde AScZ)ᚷA͚b6.]|\~MhmZ`9`ޠt8dl˖ܟ'jMhaS;rkI=M-$h]PqE&ڀQK]܊Ķn֟=_Sm4tt[Μ8ѓF鞦fo;hCOh5pݖ6O.qqx ~Tn&3mG-.Up1cp11cؐz48pf5fp]1cP}1 cq(Ԏ8p0Z7?ڨ 8p16`c䨸i rǎ8FOQa1~~q~~AJCzpo5"wiOxB$54 `kChHQ}"̵:M?QJs'-'5Za썧2T >I3B.9?WvMa !45 We_Ƭ4je87kIqP1a3#mxçC O%cgH2Ԉ9Sؓ ,3Gs2P6,wu`E$WZ--V!tov_h_gszLV%/ * "0 (0.85F):Zew~ZdKVEPDOKU^fLV%/ * "0 '0/96G*;[fu{T_=K0>,9+9.;:EV_MX&0 + #0 '0/98I-J:F1?0?UaS`,<+:2A9Gaj};E&"2) "0 &0*4:I1>,:"y/ !.)1CPDQ3@(76Cdo^h+9+(68F4B' . '22E@@=E;;  @T+3&2'-6ek]b#,!,)0v:T  %]x;G5F&7@N2?(,<6A$Sx  &e~$4=K1="*!.Pn !^p2>/@&6@M1>#,#0Rp "^r3@0B'7AN1>$.%2Rr "^r2@/B'7@N1>$.&2Rr !^r2@/B&8@N1?$.&2Rr "_r3A0C'9AO1>#.%2Sr "_r4B2D(:BOȻ1>#.%2Sr #^r5C3E);CPt{hpiox~2?$-$1Rr #^r5C3D);CPx~dmXaOYOYXajq2?$-$1Rr "^r5B3D):CPovV`FS@KK2B*8%3%3)61>;G@LKUai4A&.%1Qr "_r7D8I-=CM~uzR[=I3@5B=KAPESHTHTEQAN;H/>+99EW`z2>%/$0Rr "`r6C9J-==HlryU]?J4B+9+:=K\g{{[f;I%5#2.<8BY_uzqwU_5CU`y|V^(3'!1#/Rr Zr2=:I2@5@KS[cT]=J-<2@CPP\bnalNZ>L(8!26DT^]eFO'3+#2 ,Nr  Sr0:;H6C6BCMKVEP8E1?8FR^us}MZ0?&6/>>JFQ;F*7%3&4*Ir  Pq08=JK'6&41?;H8F)3Pp $az>JO_P_O]Yfp{gsO\CQBQ@P3>^z!(h~CPRcSb_l}TaDTBT8D!e~"Yi9DDRDQV`臍滽츼끈MX7E6E0:Ui 09%bs$,|$+u06l}ORn|opt~vvzzvvvvssvrsuttuuuuvvuuuuvvvvvvuuuvvuuuussuqqtssuuuuzyuvvootLPn|,1j}%r%x ^s.9  (0`             &3O"?L57DNGGFOMLFOJIEOEEDOCCDODDDOEEEOEEEOEEEOEEEOEEDOEEDOEEEOEEEOEEEOFEEOEEEOEEEOEEEODDDODDCOCCCOBBCOBBBODDCOIIEOKKFOEEDO24?N9L 6O 9O=O6O"3 %0%Xt*3#/%#,GMz~tv>D#}((0{#Ot  05D,4;H2B%52@enYb%2()86B*1r/DJ;G8D8D:F:GenǽhmOX@K8E8F=K>LJ;H4A2?7D\ekqOW=I3@,:,;8FGTWdfqoyoyfqWbGS5C'6#2+9;FS]v}S\$2%.&4$w 1D9D(1:H8J/?4AQYv|lsPZ>J9F5C.<+;;IXd}|Wc8F'6'6.=3A;HQ\s|zHQ"/&/%4$w 2D8D'09G9J1@3?GPbipvgoP[-<9GHUT`ep~dnR^DQ1@#2%47EOZ[eQZ8B$0-"1#0 o .D2D"*x5@:H6C5A=HHSLVDP8F1?1@@MXcus}T`9G(7&60>>JGSBM4?(4$3%4".j +D0D")t5@=J;H9E:F?KAM>K>KANHTYdvr|T`AN9G6C5B7D5B0=-:,:*8#/h *D/C!(r5@@L@L:G3@0>1>6CEQXcjs~fpR]=I+9$2$2(6/<2@/=%1i *C/A#*t8CDPDQ7E4B*5 n ,A4D'/>JJXKXDQ;H:HCPYd|vP\8F.=/>8F=L;J1=&z 2D:I-6FTQaQ`Q^Vcgs~v]jKYDSBSAR9F$-9I>K09JYSdScZhr}gsM\DUCT=K'1)3(3'0 ]r &/*1ALKLGLBL(*AJ:;DKHHGLONGOONGOLKGLIIGLGGGLEEGLDEFLEFFLGGGLGGFLGGFLGGGLGGGLGGGLGGGLGGFLGGFLFFFLEEFLDDFLEEFLFFFLHHGLLKGLONGOOOGOHHFL9:DK&(@JALELHL?L (1> 

Global Forest Watch [Vigilancia de los bosques del mundo], una plataforma de mapeo en línea con datos sobre bosques, tiene  un estrato de aptitud agrícola  que incorpora información sobre bosques, turberas y biodiversidad para sugerir las áreas que una expansión agrícola ecológica no debería tocar

9. Se lanza Global Forest Watch [Vigilancia de los bosques del mundo]: 

En febrero, World Resources Institute (WRI, Instituto de recursos mundiales) develó  Global Forest Watch , una plataforma en línea que mapea copiosos datos forestales, brindando uno de los desarrollos más importantes para monitorear bosques desde el lanzamiento de Landsat hace más de 40 años. De crítico valor, esta plataforma extiende un sistema de alerta de deforestación por el mundo en tiempo cuasi real, dando pie a que gobiernos y ambientalistas respondan de inmediato a desmontes a gran escala. A un sistema similar en Brasil se le  atribuye más del 60 por ciento de la disminución en la deforestación  en la Amazonía brasileña entre 2007 y 2011. Global Forest Watch también agrega datos sobre concesiones, incendios y aptitud agrícola para mantener la futura expansión agrícola lejos de los bosques densos en carbono y ricos en vida silvestre. Este lanzamiento llevó a Mongabay a desarrollar  un programa de informes de las historias que se esconden tras los datos . Rhett Butler 

10. Colapso del precio del petróleo: 

Una economía mundial abatida sumada a mayor producción provocó una caída en los precios del petróleo; los precios de referencia del petróleo cayeron en 50 por ciento entre mediados y fines de 2014, aplastando formas marginales de producción de energía, desde el aceite de pizarra y las arenas bituminosas hasta energía renovable como la solar. Se especulaba que OPEC, que optó por seguir produciendo pese a la caída, buscaba sacar del negocio a algunos de sus competidores, como los nuevos perforadores de Norte América. Se anotó con ironía que sería OPEC, en vez del sector ambientalista, el que, en última instancia, liquidaría el controversial oleoducto de Keystone XL socavando la viabilidad del proyecto con petróleo barato. Rhett Butler 

FINALISTAS 

1. La elección de Jokowi: El pueblo indonesio eligió por primera vez un presidente que no es del viejo orden. Joko Widodo, conocido popularmente como Jokowi, se hizo conocer políticamente por gobernar Solo y Yakarta trasparente y efectivamente. Su presidencia generó esperanzas entre grupos de la sociedad civil de que se extenderían los compromisos ecológicos de Susilo Bambang Yudhoyono, el presidente saliente; no fueron decepcionados. Jokowi visitó áreas azotadas por incendios en Riau, anunció  una nueva moratoria a permisos de tala  y  lt un plan para auditar las licencias de empresas a las que se encuentre desmontando turberas . y busca reorganizar  unió el poderoso Ministerio de Forestales con un débil Ministerio del Medio Ambiente y nombró a un funcionario del estado para encabezarlo. Rhett A. Butler.

Mareeba rock-wallaby en Australia. Foto por: Rhett A. Butler. 

2. Australia va en reversa en materia de medio ambiente: 

Para esto se necesita una lista. En 2014, Australia  abolió  su impuesto al carbono—que ya llevaba dos años y era efectivo; intentó talar bosques considerados Patrimonio de la Humanidad por UNESCO ( no pudo ); planificó verter cinco millones de toneladas de sedimento dragado en la Gran Barrera de Coral ( lo canceló ); desatendió varias leyes y regulaciones que protegen la vida silvestre nativa; rehusó dar dinero al Fondo verde para el clima (eventualmente cedió); declaró una  moratoria  a cualquier nuevo parque nacional; consideró  lt prohibir boicots ecológicos , y sostuvo un programa un tanto estrambótico, sumamente controversial y mayormente inefectivo, para eliminar tiburones selectivamente y así salvaguardar a bañistas en las playas (capturaron pocas especies objetivo pero cientas que no eran objetivo). Al elegir a Tony Abbott como Primer Ministro, la tierra antípoda ha dado una enorme  lt vuelta en u en su política ecológica —tanto doméstica como internacional. ¿Debería la gente australiana preguntarse lo que haría Steve Irwin? Jeremy Hance 

3. Es muy probable que 2014 sea el año más caliente de la historia: 

A esta altura se trata prácticamente de una certeza:  lt 2014 será el año más caliente  desde la década de 1880 en que se empezó a mantener un registro detallado. Lo que lo hace realmente notable—después de todo, el mundo se está calentando—es que 2014 no fue un año de El Niño. La mayoría de los años que batieron récords fueron años de El Niño—cuando las cálidas aguas oceánicas del Pacífico llevan calor y climas extremos por todo el mundo. ¿Cómo pudo entonces un año que no fue de El Niño superar a los que sí lo fueron? Bueno, por una parte, los océanos estuvieron en sumo calientes durante varios meses sin llegar a superar el umbral de El Niño. Empero, en términos del calentamiento global, este año en realidad no cambia mucho. La tendencia en las últimas décadas ha sido de calentamiento—pese a argumentos desinformados de que se ha detenido (no lo ha hecho), pero lo que podría significar es que las temperaturas globales están aumentando con rapidez otra vez, después de unos años de calentamiento más moderado. De cualquier forma, el  mundo sigue calentándose  debido a que la sociedad mundial continúa quemando combustibles fósiles a un ritmo sin precedentes. Jeremy Hance 
Tigre malayo en cautiverio. La subespecie está casi extinguida en su ambiente natural. Foto por: Rhett A. Butler. 

4. Ya no hay más que 97 vaquitas, menos de 100 rinocerontes de Sumatran, sólo 250 leones de África occidental, 250 a 340 tigres malayos y apenas 5 rinocerontes blancos del no: 

Quizás este extenso título lo diga todo pero en realidad el punto es que seguimos perdiendo la vida silvestre en el mundo, en algunos casos precipitadamente. El hecho de que inclusive las especies carismáticas a las que se ha dedicado planes de conservación—como  las vaquitas ,  lt los rinocerontes de Sumatran ,  los leones ,  los tigres , y  los rinocerontes blancos del norte —no estén mejorando, y en algunos casos estén a punto de extinguirse, implica que tal vez muchas especies menos conocidas que no reciben esfuerzos concentrados de conservación estén en peor situación. De hecho, el Índice Planeta Vivo de WWF de este año halló que las poblaciones de vertebrados del mundo se han reducido en más de la MITAD (52 por ciento) desde 1970. Obviamente, para evitar la actual caída a plomo—y eventualmente  la extinción en masa —el mundo debe extremar sus esfuerzos de conservación. De no hacerlo, nuestra prole heredará un mundo más pobre, solitario y ecológicamente inestable. Jeremy Hance 

5. Vertido de petróleo en Sundarbans— ¿señal de los tiempos por venir? 

El 9 de diciembre, un petrolero  chocó con otro barco  en el Río Shela en Sundarbans, el manglar más grande del mundo. La colisión vació 75.000 galones (350.000 litros) de petróleo en un ecosistema sumamente delicado. No obstante, el desastre pudo haber sido en gran medida mitigado de no haber sido por la incompetencia y ambivalencia gubernamental. Ni siquiera se sacó al petrolero dañado del bosque sino hasta dos días después del vertido—las instancias gubernamentales se disputaban por quién estaba a cargo—, dejando filtrar toda su carga de petróleo. Por días se dejó a la gente del lugar, inclusive a muchas niñas y muchos niños, limpiando el vertido con esponjas y utensilios de cocina—sin equipo de protección ni capacitación. Las(los) ecologistas advierten que esto es apenas una muestra de lo que se le viene a Sundarbans, hogar de los tigres, de delfines insólitos y de muchas otras especies amenazadas. Desde 2011 que Bangladesh permite mayor tráfico en las vías fluviales de Sundarbans y ahora está construyendo  lt dos grandes plantas de carbón  al borde del bosque, pese a que sus detractoras(es) contienden que esto aumentará aún más el tráfico—inclusive de productos tóxicos de carbón—y podría liquidar una Sundarbans cuya integridad ecológica ya está bajo presión. Jeremy Hance 

Imagen de Landsat de Sundarbans, el manglar más grande del mundo. 
Foto por: NASA. 
NOTA: Noticia sacada de la página: http://es.mongabay.com
 
Copyright 2015. All rights reserved.
Regreso al contenido | Regreso al menu principal